fbpx

Valle Sagrado VIP

El Valle Sagrado VIP es un viaje de descubrimiento que comienza con el recojo en tu hotel entre las…

Valle Sagrado VIP

El Valle Sagrado de los Incas: Donde el Pasado y el Presente Coexisten

Anidado entre imponentes montañas y bañado por las aguas serpenteantes del río Urubamba, el Valle Sagrado de los Incas es una tierra fértil que ha sido, desde tiempos inmemoriales, un espacio de conexión espiritual, agrícola y cultural. Este valle, que se extiende desde Pisac hasta Ollantaytambo, es un tapiz viviente de antiguas tradiciones, majestuosas ruinas arqueológicas y pueblos vibrantes.

Pisac: Conocido por su mercado artesanal y sus impresionantes terrazas agrícolas, Pisac es la puerta de entrada al Valle Sagrado. Sus ruinas, que se asientan en lo alto de una montaña, ofrecen vistas panorámicas del valle y son testimonio de la avanzada arquitectura inca.

Ollantaytambo: Este pueblo, con su trazado original inca y sus callejuelas empedradas, es una cápsula del tiempo. Las ruinas que lo dominan fueron una fortaleza estratégica y un templo religioso, y aún hoy se pueden apreciar las enormes piedras talladas que desafían la comprensión.

Urubamba: El corazón del valle, Urubamba es un bullicioso centro agrícola y comercial. Sus fértiles tierras producen maíz de granos gigantes, y es un punto de partida ideal para explorar otros rincones del valle.

Chinchero: Conocido como el “pueblo del arco iris”, Chinchero combina paisajes naturales, ruinas arqueológicas y una rica tradición textil. Sus tejedoras, utilizando técnicas ancestrales, crean obras maestras llenas de color y simbolismo.

Moray y las Salineras de Maras: Estos sitios, aunque diferentes en propósito, son ejemplos del ingenio inca. Moray, con sus terrazas circulares, fue posiblemente un laboratorio agrícola. Las Salineras, por otro lado, son una red de más de 3,000 pozas de sal que brillan bajo el sol.

El Valle Sagrado no es solo un destino turístico, es un lugar de aprendizaje y conexión. Aquí, la vida continúa como lo ha hecho durante siglos: los agricultores cultivan sus campos utilizando técnicas milenarias, los artesanos crean con manos expertas y las festividades tradicionales llenan el aire con música y danza.

Visitar el Valle Sagrado es sumergirse en un mundo donde el pasado y el presente coexisten, donde cada piedra y cada río tienen una historia que contar. Es una invitación a dejar atrás la prisa y a sintonizar con el ritmo ancestral de estas tierras bendecidas por los dioses. ¡Ven y descubre el mágico Valle Sagrado de los Incas!

Planea tu viaje

Personaliza tu Aventura